3 diciembre, 2020

Economía colombiana al abismo por coronavirus y como si nada, gobiernos locales apagan la economía mientras son indiferentes ante el escalofriante negocio detrás de los fallecidos por el COVID 19.

La pobreza de los colombianos es cada día mayor por el coronavirus y la actitud irracional de los alcaldes empeñados en apagar la economía y dejar desamparados a los ciudadanos que caen sin remedio en las garras de explotadores desalmados. Uno de esos casos se presenta a diario multiplicado por cientos en Bogotá es el "Detrás del coronavirus" el escalofriante negocio del manejo final del cadaver una cuenta millonaria que se divide en dos: Alistamiento del cadaver carroza y nevera antes del traslado al sitio de disposición final (crematorio o tumba ) más lapida Transmisión en directo y florero la otra millonaria cuenta. Las dos suman $8 millones quinientos setenta mil pesos sea del estrato uno o del seis. Mientras este jugoso negocio se consolida los deudos ni pueden despedirse de su familiar fallecido y la última imagen que les queda es la del cadaver amortajado que más parece un gusanillo de seda. Los deudos se preguntan ¿Si será el nuestro? en la eternidad tal vez se enteren si hubo o no identidad trocada, ¿A todas estas donde está el gobierno de la ciudad controlando el negocio del viaje final para impedir los abusos que se están cometiendo?

Asofondos, gremio de fondos privados de pensiones, informó que durante la pandemia, sus afiliados han retirado $1,05 billones por disminución de ingresos y terminación de contrato.

Bajo la nueva causal de retiro (disminución de ingresos), el monto utilizado alcanzó $255.000 millones.

En lo corrido del año los trabajadores afiliados a las AFP que reciben cesantías han retirado un total de $4,2 billones. De ese monto, $1,4 billones se han utilizado por terminación de contrato; $2,1 billones se han retirado por la compra o mejora de vivienda; $358.000 millones se han usado para educación; y $334.000 millones se han usado por concepto de otros retiros, en el que se incluye la nueva causal de retiro, disminución de ingresos.

En Colfondos, Porvenir, Protección, y Skandia hay $15,5 billones de cesantías, monto al que pueden acceder sus nueve millones de afiliados, según informó el gremio. 

“En particular, esos recursos cobran mayor relevancia al ser un mecanismo efectivo para sobrellevar los impactos de esta coyuntura. Es el caso de los afiliados que perdieron su trabajo o quienes han visto reducidos sus ingresos, que de ese total, ha usado un monto de $1,05 billones”, resaltó Santiago Montenegro, presidente de Asofondos. 

(@joshirwandi) NATIONAL GEOGRAPHIC

La impresionante foto de National Geographic que expuso la dura realidad del coronavirus en Indonesia . ESTA ES LA MISMA REALIDAD EN BOGOTÁ COLOMBIA

Joshua Irwandi observó durante días el trabajo en hospitales con los infectados de coronavirus y captó una imagen que provocó un gran impacto en la población del país asiático

22 de Julio de 2020Compartir en FacebookCompartir en TwitterJoshua Irwandi (Archivo)Joshua Irwandi (Archivo)

“Fotografiar a las víctimas del coronavirus en Indonesia es el proyecto más desgarrador y espeluznante que he hecho. En mi mente en ese momento sólo pensaba que lo que le pasó a esta persona podría pasarle a la gente que amo, a la gente que todos amamos”, explicó el reportero gráfico Joshua Irwandi en un posteo que realizó junto a una foto que tomó para la revista National Geographic y que está dando la vuelta al mundo.

El fotoperiodista nacido en 1991 en Yakarta, Indonesia, acompañó durante días a los trabajadores de hospitales durante la pandemia del coronavirus y capturó con su cámara una escena que ha provocado reacciones diversas.

“El cuerpo de una presunta víctima del COVID-19 yace en un hospital indonesio. Tras la muerte del paciente, las enfermeras envolvieron el cuerpo en capas de plástico y aplicaron desinfectante para prevenir la propagación del virus”, señala el epígrafe de la foto de Irwandi que saldrá impresa en la edición de agosto de la prestigiosa revista.

La captura del momento en ese hospital no identificado, que no revela las características distintivas o incluso el género de la persona fallecida, causó un gran impacto en la nación asiática de 270 millones de habitantes que se demoró en combatir la pandemia con un presidente que promocionó en marzo un remedio herbario no probado.(@joshirwandi)(@joshirwandi)

Algunos de los comentarios a la fotografía fueron hostiles. Un popular cantante con una gran cantidad de seguidores acusó a Irwandi de fabricar la noticia, dijo que el COVID-19 no era tan peligroso, y opinó que un reportero no debería ser autorizado a tomar una foto en un hospital si la familia no podía ver a la víctima. Otro sector acusó a Irwandi de montar la foto con un maniquí y lo llamó “esclavo” de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según informó National Geographicel fotógrafo de 28 años incluso ha recibido amenazas. “Se han publicado detalles de mi vida privada sin mi permiso”, alertó Irwandi, y lamentó que la atención se haya “desviado mucho de la intención periodística” de su fotografía. También denunció que el gobierno ha estado tratando de descubrir en qué hospital ocurrió el hecho para castigar a sus autoridades.

Por otro lado, Irwandi recibió el apoyo de la asociación nacional de fotoperiodistas en Indonesia. Ellos respondieron que la imagen cumplía con los estándares periodísticos y exigieron que el cantante se disculpara, lo cual hizo posteriormente.

“No hay duda de que la fotografía se abrió paso”, opinó Fred Ritchin, decano emérito del Centro Internacional de Fotografía (ICP, por sus siglas en inglés). “Aquí tenemos una persona momificada. Te hace mirarla, sentir terror. Al mismo tiempo, hay distancia. Para mí, la imagen es la de alguien siendo arrojado, descartado, envuelto en celofán, rociado con desinfectante, momificado, deshumanizado… En cierto modo tiene sentido. La gente ha abandonado a otras personas con el virus porque no quieren estar cerca del virus”, señaló.Estudiantes y maestros usan máscaras, después de que el gobierno indonesio reabriera las escuelas en medio del brote de coronavirus, en Pariaman, en la provincia de Sumatra Occidental, Indonesia, el 13 de julio de 2020 (Antara Foto/Iggoy el Fitra/via Reuters)Estudiantes y maestros usan máscaras, después de que el gobierno indonesio reabriera las escuelas en medio del brote de coronavirus, en Pariaman, en la provincia de Sumatra Occidental, Indonesia, el 13 de julio de 2020 (Antara Foto/Iggoy el Fitra/via Reuters)

El Gobierno de Indonesia confirmó este miércoles cerca de 1.900 nuevos casos de coronavirus y 139 fallecidos a causa de la pandemia, en la que supone la mayor cifra diaria de decesos en el país, que supera además la barrera de los 90.000 contagios. Se contabilizaron 4.459 muertes desde el inicio de la pandemia.

“He sido testigo de primera mano de cómo los médicos y enfermeras arriesgan continuamente sus vidas para salvar la nuestra. Son los verdaderos héroes de esta historia, y la única manera de apreciar su trabajo es seguir lo que nos aconsejan”, comentó Irwandi en su posteo en Instagram ante la gran repercusión que generó su fotografía.

Y añadió: “Sentí que era absolutamente crucial que esta imagen se hiciera. Para entender y conectar con el impacto humano de este devastador virus. La imagen se publica aquí como un recordatorio y una advertencia del peligro siempre inminente. Para informarnos del coste humano del coronavirus y de cómo los gobiernos del mundo han dejado que las cosas lleguen tan lejos. Mientras nos dirigimos hacia la segunda ola de la pandemia, la gente debe darse cuenta de que no puede tomarse este asunto a la ligera. Por favor, compartan esta historia y por favor actúen. Esta es la pandemia de nuestra vida. Debemos ganar esta batalla”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de las cookies
Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando usted está consintiendo a la aceptación de las cookies antes mencionados y la aceptación de nuestra política de cookies